“Si está justamente dosificado, al chocolate le sienta bien todo”

Hasta hace no mucho tiempo, los bombones se elaboraban siguiendo unas directrices fijas. Mucho mazapán, extra de fondant, almendras y algo de toffee. Sin embargo, los tiempos han cambiado y esos chocolates grandes con los sabores de siempre han dado paso a pequeñas delicias de cacao fusionadas con los ingredientes más inverosí­miles.

El maestro chocolatero Ramón Morató muestra a sus alumnos la forma de elaborar más de 70 recetas de bombones de lo más novedoso. Especias, hierbas, sabores de la cocina tradicional y purés de frutas se combinan con el chocolate y la trufa para dar rienda suelta a las más pequeñas creaciones de la pastelerí­a. Entre los sabores de siempre destacan los bombones de aceite de oliva, cominos, vinagre o anchoas. Con las especias, el que fuera Mejor Maestro Artesano Pastelero en 1997, hace bombones de pimienta, canela y curry. Utilizando las hierbas de toda la vida se elaboran los de romero, eucalipto y tomillo al limón. Y con purés de frambuesa y lima, Morató elabora maravillas. “Si está justamente dosificado, el chocolate es como el color negro en la moda: todo le sienta bien”.

Deja un comentario