Chocolate: antojo perdonable

Embarazadas, llegó la mejor excusa para ceder a las dulces tentaciones de la espera: comer chocolate produce bebés felices.
Los portadores de la feliz noticia son un grupo de cienti­ficos de la Universidad de Helsinki, que encontraron que las mujeres que comieron chocolate durante el embarazo dieron a luz a niños alegres.
Los investigadores creen que el chocolate tiene sustancias qui­micas que elevan el estado de ánimo, como la feniletilamina.
i€°stas podri­an transmitirse al bebé en el vientre de la madre.

Los investigadores siguieron a 300 mujeres embarazadas a las que les midieron sus niveles de estrés y el consumo de chocolate.
Seis meses después del parto, las mujeres calificaron el comportamiento de sus bebés.
Las mujeres que comieron chocolate regularmente dijeron que sus bebés sonrei­an y se rei­an mucho.
El estudio también encontró diferencias entre las mujeres estresadas que consumi­an chocolate y las que no.
Las mujeres con estrés que no consumi­an chocolate dijeron que sus bebés senti­an miedo ante las situaciones nuevas.

Otros desaconsejan el alto consumo de chocolate durante el embarazo.
Sin embargo, hay quienes se muestran escépticos ante la incidencia del chocolate en el estado de ánimo.

Un portavoz de la fábrica de chocolates británica Cadbury’s dijo que “creemos que los efectos del chocolate en el humor tienen que ver más con la psicologi­a que con los qui­micos. Cuando el chocolate se derrite en la boca, tiene un efecto relajante y placentera que hace a la gente feliz”.

Por su parte, Nigel Denby de la Asociación Dietética Británica desaconseja el consumo de chocolate durante el embarazo.
“El chocolate es muy alto en calori­as y el consumo en exceso podri­a llevar a un aumento de peso poco satisfactorio. No aconsejari­a complementar la dieta durante el embarazo con chocolate”, afirma Denby.

Las mamás antojadas tienen la última palabra.

Deja un comentario