Chocolate: Exquisitez que enloquece al paladar

A hora resulta que tal vez nos hayamos perdido de una exquisitez que literalmente enloquece al paladar: el chocolate de alta gastronomí­a. Es un manjar tan sofisticado, que incluso existen catadores de ese tipo de chocolates que, como los del vino, son capaces de detectar no sólo el lugar de procedencia del cacao con que fueron elaborados sino hasta el año de su cosecha.
Las envolturas de algunas de estas delicadezas contienen dicha información. Y se cuida tan escrupulosamente la calidad de estos chocolates de alcurnia, que en Francia, por ejemplo, hay una legislación que impide a un chocolate llamarse como tal, a menos que incluya un porcentaje mí­nimo de genuina manteca de cacao.

Y es que los elevados costos de producción del chocolate en general propician el empleo de otros ingredientes, como grasas vegetales, para abaratarlo, con lo cual también se acorrienta.

Igual que los vinos

“En Parí­s hay establecimientos que realizan un ‘camino de iniciación’ en el chocolate, para selectos grupos de personas a las que invitan a probar las variedades de cacao disponibles, para que, al igual que en una cata de vinos, descubran los distintos sabores que aportan”, cuenta Franí§ois X. Ruche.

Este cordial francés radica en Monterrey, al frente de una importadora de productos culinarios de su paí­s, incluidos chocolates de la marca Valrhona, elaborados en una planta de la localidad de Tain L’Hermitage, cercana a la frontera con Italia. Precisamente en su envoltura se lee el lugar de origen del cacao empleado.

Deja un comentario