El chocolate baja la ansiedad, pero no se exceda por salud

Una taza de chocolate espeso, preparado con las tabletas de Huachi, parroquia de Ambato, más una ración de queso. Esa era la combinación ideal para brindar a las visitas en el Quito de antaño.

El recuerdo está presente en la mente del médico e investigador Plutarco Naranjo, quien confirma su efecto antidepresivo. “Tiene principios activos parecidos al café, la teobromina, que deriva de un núcleo quí­mico común: la xantina, estimulante que actúa en el sistema nervioso central”.

El chocolate también produce vasodilatación en la circulación periférica (arterias y venas fuera del corazón). La grasa que contiene el chocolate negro, producto de la manteca de cacao se asemeja a la del aceite de oliva. Pero, si sufre arritmia cardí­aca debe hablar con su médico para saber cuánto chocolate puede comer, porque incrementa la frecuencia cardí­aca.

Como casi todos los vegetales excepto las palmas (coco), el cacao con tiene mayor proporción de los buenos ácidos grasos y poco de los malos.

Deja un comentario