El Chocolate

Es oficial: el chocolate ha sido rescatado como una opción muy buena para el corazón. Aunque el chocolate es extremadamente denso, y engorda, su alto contenido de antioxidantes favorece que usted lo consuma de vez en cuando. De hecho, está bien consumir chocolate algunas veces, pero no es un ingrediente para estarlo comiendo a todas horas, debido a su alto contenido calórico.

Los investigadores dicen que el chocolate tiende a mejorar el flujo sanguí­neo y a reducir la formación de coágulos. Una evidencia: los indí­genas kuna de Panamá, que consumen bebida de chocolate varias veces al dí­a, gozan de muy bajos niveles de hipertensión y casi no reportan enfermedades cardiovasculares (los aztecas creí­an que el chocolate era un regalo de los dioses).

De hecho, investigadores de Harvard han encontrado que los consumidores de chocolate viven más que quienes nunca lo consumen.
Y contrario a la creencia popular, el chocolate no causa acné. De hecho, un estudio mostró una mejorí­a en la apariencia de la piel de las personas asiduas al chocolate.

Los nutrientes de esta delicia incluyen ácido fólico y vitaminas B-6, B-12, C y E. Pero, como todo lo demás, no se exceda, ya que se trata de una opción muy alta en calorí­as (una barra de chocolate contiene 100 calorí­as, 60 de ellas derivadas de la grasa).

Si va a hacer chocolate con leche, puede usar polvo de cocoa, o irse directamente a las opciones del Oso, Mi Abuelita o Ibarra.

Deja un comentario