Los tratamientos de belleza con chocolate hacen furor

Cuidarse está de moda. Cada vez son más los que se apuntan a la vida sana, con ejercicio fí­sico, una dieta equilibrada, el esquinazo al tabaco… El complemento ideal, para resarcirse de un ritmo de vida frenético no está sólo en los balnearios.
En la calle Irida de A Estrada acaba de abrir sus puertas un centro se masaje. Se llama Cóndilos, como la parte saliente de un hueso y al frente están las manos de Eduardo Muñiz Sanmartí­n, que también se salen. Con tan sólo 23 años y una cabeza muy bien amueblada, se embarcó en esta aventura terapéutica tras graduarse en la Academia Galega de Masaxe, en Pontevedra.
Desde hace casi un mes asume con ilusión el reto de dejar como nuevos a los pacientes que se encomienden a sus manos, la única tecnologí­a que utiliza (salvo una lámpara de calor) para aliviar las dolencias.

“Esto no debe de confundirse con la fisioterapia. Los masajistas tratamos un diagnóstico”, advierte. El joven quiromasajista comenzó a trabajar con clubes deportivos antes de abrir el centro. Sin descuidar su formación (ya plantea iniciarse en otras técnicas), Muñiz ofrece una variada oferta de masajes terapéuticos, de pies a cabeza.

Además, introduce en su programa una serie de envolvimientos, con fangos, algas y chocolate, que además de propiedades hidratantes tienen una largo historial de prescripciones. La chocolaterapia es sin duda el más llamativo, y en muchas ciudades ya se aplica esta técnica con un gran éxito. No se come ni es sustituto del sexo. Pero un masaje con esta dulce pasta va más allá de la estimulación.

Bueno para la fibromialgia

Eduardo explica que hay sesiones que pueden llegar a enganchar. La del chocolate es una de ellas. Primero se unta el cuerpo con una mousse de chocolate (tampoco apta para el consumo) y luego se prepara el ungüento final con cacao y agua caliente. El compuesto puede llegar a los 50 grados. Tras el envolvimiento el paciente se queda un rato en la camilla debidamente tapado.Y por si alguien se queda con las ganas de mojar, el producto viene acompañado de chocolatinas de una conocida marca que se regalan con cada sesión. Luego, viene la preceptiva ducha. El resultado puede ser tan sorprendente como las indicaciones de la chocolaterapia.
Además de relajante, antioxidante y anticelulí­tico, el tratamiento con chocolate reafirma la piel, elimina manchas y estimula el sistema nervioso, levantando el ánimo, por lo que se recomienda por su efecto antidepresivo. Asimismo, la chocolaterapia está indicada para tratar la fibromialgia, una enfermedad que afecta, sobre todo, a las mujeres, con un dolor continuo de los músculos.

Deja un comentario